Temas de Actualidad y Prensa

Wed Jun 09 2021 14:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

La inteligencia artificial aplicada al ECG predice el riesgo de fibrilación auricular

Redacción, Diario Médico

Wed Jun 09 2021 14:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Una investigación desvela a través de métodos de inteligencia artificial (maching learning) en los electrocardiogramas (ECG) aparentemente normales, signos, hasta ahora desconocidos, que predicen quién podría padecer en el futuro fibrilación auricular.

La fibrilación auricular es una arritmia cardiaca, a menudo leve, pero que puede desencadenar complicaciones graves como el ictus o la insuficiencia cardiaca.

El equipo investigador dirigido por el cardiólogo Jesús Jiménez Borreguero y el físico Guillermo J Ortega, ambos del Hospital Universitario de La Princesa (Madrid) y su Instituto de Investigación, acaba de publicar estos resultados en la revista Heart como artículo original, y con participación exclusiva de miembros del centro madrileño.

Su estudio, del que ya han solicitado la patente, cuenta con financiación del proyecto por los Fondos de Investigación en Salud del Instituto Carlos III.

El electrocardiograma es una técnica bien conocida para diagnosticar enfermedades del corazón. Es económica, accesible y se ha venido usando desde hace más de un siglo, cuando Willem Einthoven describió sus aplicaciones clínicas en 1906 y por lo que recibió el Premio Nobel de Medicina. Muchos médicos y científicos han investigado sobre el ECG durante más de un siglo, lo que ha permitido que se utilice para diagnosticar diversas patologías cardiacas.

Estos investigadores han ido más allá del uso común del electrocardiograma, limitado hasta ahora a diagnosticar la fibrilación auricular presente en el momento de ser realizado. Su trabajo ha permitido identificar un nuevo sistema de marcadores del ECG que predice la probabilidad de padecer fibrilación auricular en el futuro.

Para este estudio han utilizado métodos de análisis de aprendizaje automático, analizando 566 parámetros de cada uno de los 329.670 ECG realizados a 132.772 pacientes del Hospital Universitario de La Princesa y de su centro de especialidades y durante un periodo de tiempo desde el año 2010 hasta el 2019.

Descargar Documento
Tue Jun 08 2021 06:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Elective Revascularization Decreases Cardiac Mortality of CAD Patients

Jessica Nye, PhD, Cardiology Advisor

Tue Jun 08 2021 06:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Elective coronary revascularization with medical therapy among patients with stable coronary artery disease was associated with superior clinical outcomes compared with medical therapy alone, according to results of a systematic review and meta-analysis published in the European Heart Journal.

Researchers searched publication databases for randomized trials of revascularization and medical therapies among patients with stable coronary artery disease. A total of 25 randomized trials comprising 19,806 patients were included.
Patients received medical therapy alone (n=9783) or with elective revascularization (n=10,023). Patients were followed for an average of 5.7 (95% CI, 3.60-7.76) years.

Cardiac-related mortality occurred among 5.09% of the revascularization and 6.20% of the medical therapy cohorts (I2, 21%), indicating a decreased risk for cardiac mortality (risk ratio [RR], 0.79; 95% CI, 0.67-0.93; P <.01).

Decreased cardiac mortality risk was observed among studies of patients who had post-acute coronary syndrome (RR, 0.82; 95% CI, 0.73-0.94; P <.01), chronic total occlusions (RR, 0.80; 95% CI, 0.67-0.95; P <.01), and coronary artery bypass grafting (RR, 0.83; 95% CI, 0.71-0.98; P =.03).

Follow-up duration was observed to be a significant factor for cardiac death. Mortality decreased as follow-up increased (b, -0.05; P =.008), accounting for a 19% decrease (RR, 0.81; 95% CI, 0.69-0.96) in risk for every additional 4 years of follow-up time.

All-cause mortality occurred among 12.66% of the revascularization and 13.41% of the medical therapy cohorts (I2, 0%). No significant effect was observed among all studies (RR, 0.94; 95% CI, 0.87-1.01; P =.11); however, removing 1 study with high risk for publication bias resulted in a significant association between revascularization and all-cause mortality (RR, 0.90; 95% CI, 0.83-0.99; P =.03).

Myocardial infarctions and stroke occurred among 6.57% and 2.24% of the revascularization and 8.81% and 1.80% of the medical therapy cohorts (I2, 21%; I2, 27%), respectively. Revascularization was associated with a decreased risk for myocardial infarction (RR, 0.74; 95% CI, 0.64-0.86; P <.01) but not for stroke (RR, 1.18; 95% CI, 0.86-1.60; P =.30).

Descargar Documento
Mon Jun 07 2021 07:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Troponin Testing Presents Problems in Kidney-Impaired People

Crystal Phend, Contributing Editor, MedPage Today

Mon Jun 07 2021 07:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

High-sensitivity cardiac troponin I (hs-cTnI) assays left much to be desired for their performance among people with kidney impairment in a secondary trial analysis.

These newer assays flagged sixfold more patients as kidney function declined from an eGFR of at least 90 to less than 30 mL/min/1.73 m2 (10% vs 66%, P<0.001), reported Nicholas Mills, MD, of the University of Edinburgh, and colleagues.

However, the proportion with acute type 1 myocardial infarction (MI) dropped precipitously across that same range of renal function, from 74% to 35% (P<0.001), they noted in a research letter in JAMA Internal Medicine.

In addition, the increase in identification did not correlate with better outcomes. Subsequent type 1 or 4b (more than 24 hours after percutaneous coronary intervention) MI or cardiovascular death were equally common at 1 year for patients treated before and after clinical use of the high-sensitivity test both with kidney impairment (25% vs 24%; adjusted HR 1.00, 95% CI 0.85-1.18) and without it (13% vs 11%; adjusted HR 0.89, 95% CI 0.73-1.08).

Patients reclassified as having elevated troponin with the more sensitive versus conventional assay also didn't have better outcomes.

"The reasons for this are complex," Mills and colleagues suggested. "Two-thirds of patients with kidney impairment and elevated hs-cTnI concentrations had a diagnosis other than type 1 myocardial infarction. In the absence of evidence from randomized trials, there is little guidance to inform clinical decisions for this heterogeneous group."

Still, they concluded that hs-cTnI is effective at enabling the early rule out of MI in patients with kidney impairment.

Descargar Documento
Thu Jun 03 2021 08:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Cerca de 3.000 españoles se benefician en un año del programa de rehabilitación cardiaca online de la SEC

Raquel Campuzano Ruiz, Sociedad Española de Cardiología

Thu Jun 03 2021 08:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Aula RC Pacientes, el programa de rehabilitación cardiaca online puesto en marcha por la Asociación de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), cumple un año. El proyecto nació en junio de 2020 con el objetivo de acercar la rehabilitación cardiaca a los pacientes con enfermedad cardiovascular, que vieron cómo la pandemia de la COVID-19 interrumpía los programas presenciales.

“En este tiempo hemos conseguido que cerca de 3.000 personas (en concreto 2.757) participen en este programa abierto 24 horas, 365 días al año, por lo que esperamos que esta cifra crezca aún más en los próximos meses”, dice la Dra. Raquel Campuzano, presidenta de la Asociación de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la SEC, quien añade que “no nos podíamos permitir que nuestros pacientes se quedaran sin los beneficios de la rehabilitación cardiaca, así que la llevamos a domicilio”.

Y es que, la rehabilitación cardiaca ha demostrado innumerables beneficios en los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio, una angina de pecho, en aquellos con insuficiencia cardiaca, cardiopatías congénitas, enfermedad arterial periférica, en los intervenidos de cirugías valvulares y entre quienes tienen varios factores de riesgo cardiovascular.

“Lo idóneo es que el paciente haya sido remitido por su equipo médico, pero también se puede acceder libremente, sin exceder las recomendaciones del curso. Es importante recalcar que el aula complementa y nunca sustituye al equipo médico”, detalla la Dra. Campuzano.

Aula RC Pacientes se compone de cuatro módulos que incluyen desde un amplio programa educativo hasta un completo programa de entrenamiento e, incluso, terapia psicológica.

Descargar Documento
Tue Jun 01 2021 22:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Los infectados son capaces de generar anticuerpos contra el coronavirus durante el resto de su vida

Nuño Domínguez

Tue Jun 01 2021 22:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Un estudio muestra la presencia de células inmunes duraderas incluso en personas que pasaron una infección leve o moderada

Un estudio ha demostrado por primera vez que las personas que pasan una infección leve de la covid producen un tipo de células inmunes capaces de fabricar anticuerpos contra el coronavirus durante el resto de sus vidas.

Una de las observaciones aparentemente inquietantes en personas infectadas por SARS-CoV-2 señalaba que su nivel de anticuerpos —proteínas capaces de evitar que el virus entre a las células— comienza a decaer pasados los cuatro meses. La clave está en saber si a pesar de que los anticuerpos decaigan, el paciente ha desarrollado una respuesta inmune completa, que también incluye la creación de glóbulos blancos con memoria, capaces de recordar y eliminar el virus muchos meses e incluso años después de la primera infección. Varios estudios han demostrado que este es el caso, de forma que la gente que pasa la infección y la que se vacuna generan una respuesta inmune celular que les protege ante reinfecciones.

El nuevo trabajo, publicado en Nature, aporta muy buenas noticias. Sus responsables han analizado a 77 pacientes que pasaron la enfermedad de forma leve o moderada (es el grupo sobre el que había dudas). En la mayoría de ellos vieron que los anticuerpos decaen de forma pronunciada transcurridos los cuatro meses, pero después la reducción es más pausada y estas moléculas siguen presentes en el torrente sanguíneo hasta 11 meses después de la infección.

Más importante aún, este trabajo ha sido el primero en analizar la presencia de células plasmáticas de vida larga en la médula ósea. Este tipo de células se generan cuando un patógeno entra en el cuerpo para que puedan recordar varios rasgos característicos de este. En el caso de la covid se trata, por ejemplo, de la proteína S que el virus usa para infectar las células humanas. Pasada la infección, estas células inmunes viajan a la médula ósea y se quedan allí en estado latente. Si el virus reaparece, las células vuelven al torrente sanguíneo y comienzan a fabricar de nuevo anticuerpos contra el virus. El trabajo muestra que la gran mayoría de los pacientes a los que se pudo tomar muestras de médula ósea —15 de 18— generaron este tipo de células inmunes.

Ali Ellebedy, inmunólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington y autor principal del estudio, resalta: “Las células plasmáticas de vida larga pueden durar toda la vida”. Estas células “seguirán produciendo anticuerpos para siempre”, añade.

La presencia de anticuerpos no siempre quiere decir que la persona sea “inmune” a una reinfección, aunque lo más probable es que así ocurra. Ellebedy explica que si los anticuerpos fabricados por las células de vida larga no bastan, el sistema inmune activa las células B de memoria capaces de fabricar aún más anticuerpos. Este trabajo ha encontrado este tipo de células en los pacientes, un hallazgo que coincide con estudios anteriores que apuntan a que la inmunidad contra el SARS-CoV-2 mediada por diferentes tipos de linfocitos y células inmunes probablemente dura años. Esto es exactamente lo que sucede con otras infecciones. Los anticuerpos y las células de memoria contra el SARS, otro coronavirus que mató a 800 personas a principios de la década pasada, duran por lo menos 17 años. Con la viruela, más de 50 años después de la vacunación la gente conserva células B capaces de fabricar anticuerpos si el virus reaparece en su organismo.

Una pregunta aún sin respuesta es si este tipo de células del sistema inmune podrán neutralizar a las nuevas variantes que vayan surgiendo con el tiempo. Todo depende, dice Ellebedy, de cuánto cambie la secuencia genética del virus. Estudios anteriores han demostrado que el sistema inmune de los infectados y los vacunados neutraliza sin problemas las variantes más preocupantes detectadas hasta ahora. Hay algunos tipos de anticuerpos que no consiguen neutralizar el virus, pero el sistema inmune nunca se lo juega todo a una carta y produce tanto anticuerpos contra muchas proteínas diferentes del virus como células de memoria con las mismas capacidades, de forma que es muy difícil que alguna variante pudiese escapar a todas y, sobre todo, volver a hacer enfermar a alguien hasta el punto de causarle problemas graves de salud o incluso la muerte.

“Es razonable que este tipo de células aporten inmunidad de por vida”, opina Manel Juan, jefe de Inmunología del Hospital Clínic de Barcelona. “Estas células de larga vida son una de las que contribuyen a que la inmunidad contra otras enfermedades dure muchos años”, añade.

Una pregunta aún sin respuesta es si realmente será necesaria una tercera dosis de la vacuna como han propuesto las empresas que la fabrican. “Para mí está claro que no hace falta, igual que no sería necesario vacunar a quien ya ha pasado la enfermedad”, expone el experto. “El problema es que esto supone una discusión complicada ¿Quién va a decirle a la gente que no se revacune? Yo pienso que, aun así, habrá gente que no lo haga y gracias al seguimiento de estas personas veremos que probablemente no pasa nada por no revacunarse”, aventura.

Descargar Documento
Thu May 20 2021 08:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

COVID-19: Transient Sinus Bradycardia May Increase Mortality Risk

Cardiology Advisor Contributing Writer

Thu May 20 2021 08:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Transient sinus bradycardia (TSB) on hospital admission in patients with COVID-19 is a predictor of the need for mechanical ventilation and the possibility of mortality, according to research presented at the American College of Cardiology 2021 Annual Meeting, held online from May 15 to May 17, 2021.

To evaluate the demographic characteristics of patients with COVID-19 and TBS as well as the potential prognostic indicator of TSB for COVID-19 mortality, researchers conducted a retrospective cohort study of adults with confirmed COVID-19 and a heart rate under 60/min.

The total study cohort included 490 adults of whom 25.9% (n=127) presented with documented TSB on hospital admission (mean age 65 years; 73 women and 54 men). A total of 75 patients died, and 158 were discharged alive. Demographically, the majority were Latinx (41.7%) and Black (37%), and hypertension was the most common cardiovascular comorbidity (70%).

TSB was significantly associated with the risk of intubation (odds ratio [OR] 1.722; P =.0411). The association with mortality (OR 0.6383; P =.0523) was not statistically significant.

Logistic correlation showed that the presence of TSB on admission was correlated significantly with hemodialysis, the need for mechanical ventilation, and mortality (log-likelihood ratio 6.503, 3.860, and 4.166, respectively).

“To our knowledge, this is the first study to show that TSB in patients presenting with COVID-19, can be used as an independent predictor for the prognosis and outcome of the disease,” the researchers concluded.

Descargar Documento
Wed May 19 2021 03:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Con los ancianos vacunados, ahora los obesos llenan las UCI: pero para ellos no hay vacunas

José Rodríguez Sojo, El Confidencial

Wed May 19 2021 03:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Miguel (seudónimo para preservar su intimidad) tiene 52 años, mide 1,70 y la última vez que se pesó rondaba los 200 kilos. Lleva un año y medio sin ver a su familia porque sabe que sus probabilidades de morir por covid-19 son mucho mayores que las de una persona sin obesidad, pero para recibir la vacuna tendrá que esperar, como casi todos, a que le llegue el turno que le corresponde por su edad. "Yo solo pido sobrevivir al virus y poder ver a mi hija casarse algún día", cuenta a El Confidencial.

Las personas con obesidad mórbida tienen el doble de riesgo de ser hospitalizadas por covid-19 y de sufrir complicaciones graves, según un estudio elaborado por el Instituto de Salud Global de Barcelona y citado por el Ministerio de Sanidad en su documentación técnica. La estadística se hace palpable en las UCI, donde ahora que la mayoría de los ancianos se han vacunado el perfil de paciente grave ha cambiado. "En la última semana, no ha ingresado nadie por encima de 60 años. Eso es excepcional", detalla Raúl de Pablo, jefe del Servicio de Médicos Intensivistas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. "La obesidad sigue asociada a bastantes ingresos. Obesos, hipertensos y diabéticos ha habido desde siempre, pero ahora llama más la atención porque ingresa gente más joven", sostiene.

La obesidad es un factor de riesgo que los especialistas médicos contemplan desde el principio de la pandemia. Otro estudio, con datos de 4.035 pacientes de covid-19 hospitalizados en 127 hospitales españoles hasta el 17 de abril, muestra que el 74% de los ingresados tenía alguna comorbilidad, y un 27%, al menos tres a la vez: el 51% presentaba hipertensión arterial, el 22%, diabetes, y el 18%, obesidad. "En muchos casos, vienen en el mismo 'pack", explica Vicente Soriano, especialista en enfermedades infecciosas y profesor de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). "Esto se llama síndrome metabólico y suele producirse cuando se combinan vida sedentaria y dieta hipercalórica, que normalmente no se basa en productos frescos. Muchos de estos pacientes son obesos, hipertensos y diabéticos al mismo tiempo".

Soriano explica que las razones por las cuales las personas obesas tienen un riesgo añadido son dos: "Por una parte, las personas obesas tienen una mayor dificultad mecánica para expansionar los pulmones, sobre todo cuando están tumbadas, pero también cuando están de pie. Es decir, la capacidad para inspirar y espirar es menor porque en la cavidad abdominal tienen más dificultad para que el diafragma baje. La otra gran causa es que, a partir del décimo día de infección por covid, aparece lo que se conoce como tormenta de citoquinas [el cuerpo responde al agente infeccioso de forma desproporcionada]. Las personas obesas tienen una respuesta inflamatoria más intensa. Ocurre por un tema metabólico: las personas obesas tienen una alteración del metabolismo, sobre todo de los lípidos [grasas] y de los glúcidos [hidratos de carbono]".

La condición de obeso también complica el tratamiento del paciente, de acuerdo con De Pablo: "Por ejemplo, un tratamiento al que tenemos que someter a los pacientes es el decúbito prono, que consiste en ponerles bocabajo. Con las personas obesas, es más difícil. No solo por el peso, porque para ello bastaría con hacerlo entre más gente, sino también porque hace falta que tengan el tórax y el abdomen libre". "El respirador también puede ser un problema. Aunque normalmente lo hacemos por peso ideal, en algunas ocasiones necesitas más presión de la que te gustaría para ventilar a los pacientes", argumenta.

Descargar Documento
Wed May 19 2021 07:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Adverse Events Drop With Fuller Accounting of Evolut Low Risk Trial

Nicole Lou, Staff Writer, MedPage Today

Wed May 19 2021 07:30:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Transcatheter aortic valve replacement (TAVR) with CoreValve and Evolut devices maintained good results in the Evolut Low Risk Trial through 2 years, with investigators now boasting complete follow-up and no more need to rely on Bayesian analysis.

In 2019, a prespecified interim analysis of the trial found that the primary endpoint -- all-cause mortality or disabling stroke at 24 months -- occurred in 5.3% of TAVR recipients compared with 6.7% of the surgical group under Bayesian methods, demonstrating that TAVR was noninferior for efficacy.

Now, with complete follow-up, 2-year event rates were 4.3% and 6.3%, respectively (log-rank P=0.084), such that TAVR looks, at least numerically, even better than before, said John Forrest, MD, of Yale University School of Medicine in New Haven, Connecticut, during a presentation at this year's virtual European Association of Percutaneous Cardiovascular Interventions (EuroPCR) meeting.

It's "not surprising" that Kaplan-Meier event rates were generally lower than Bayesian predicted rates, Forrest said, citing device evolution from the CoreValve classic at the beginning of the trial to Evolut R to Evolut PRO by the end. Adaptive Bayesian design allows for better prediction as more data are accrued.

There was no convergence in Kaplan-Meier curves for death or disabling stroke between 1 and 2 years, Forrest noted. The two individual endpoints each showed no difference between groups.

However, surgical aortic valve replacement (SAVR) continued to be superior to TAVR with regards to the incidence of permanent pacemakers at 2 years (21.1% vs 7.9%).

"We've certainly made improvements [with pacemakers] since the study was completed ... in particular using the RAO [right anterior oblique] cusp overlap, [which] has been shown to significantly reduce the incidence of pacemaker with the Evolut valve. I think what we've seen is pacemaker rates drop in the 2 years since the study was completed," Forrest said.

Greater-than-mild paravalvular leak also favored SAVR, whereas TAVR beat surgery in terms of valve hemodynamics and prosthesis-patient mismatch.

Trial participants had severe aortic stenosis with a 30-day surgical mortality risk of <3% per local heart team assessment.

Descargar Documento
Mon May 17 2021 08:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

HOLIDAY Monitors Study: Alcohol Consumption Increases Risk for AFib and AFib Events

Eric Raible, Docwirenews

Mon May 17 2021 08:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

New research suggests that alcohol consumption is associated with a rapid increase in the risk for atrial fibrillation (AFib) and AFib events, new research at the American College of Cardiology Scientific Session (ACC.21) suggests.

“Alcohol is the most commonly consumed drug in the world, and there is still a lot we don’t understand about what it does to our bodies and, in particular, our hearts,” said lead author Gregory M. Marcus, MD, cardiologist and professor of medicine at the University of California, San Francisco, in a news release. According to the research, a single glass of wine, beer, or other beverage, are linked with a significant increase in the risk of having AFib or an AFib event within the 4 hours following the alcohol consumption.

The study included 100 patients (average age, 64; 85% white; 80% male) with paroxysmal or intermittent AFib and fitted them with wearable heart monitors and ankle sensors to detect when more than two or three drinks were consumed in a sitting. Participants pressed a button on the monitor when they had an alcoholic drink, with blood tests used as corroboration for self-reported drinking incidents.

The results indicated that more than half of the patients (56%) had an AFib episode during the study period. One drink of alcohol was associated with six-fold increase in the odds of experiencing and AFib event within the next 4 hours (OR=6.5; 95% CI, 1.9 to 14.8, P<0.001), and two or more drinks were associated with 20-fold higher odds of experiencing and AFib event (OR=19.6; 95% CI, 1.9 to 206.6; P=0.013).

“There is conventional wisdom that alcohol is ‘good’ or ‘healthy’ for the heart, based on observational studies, but that relates to coronary heart disease and heart attack,” Marcus added. “These new data present an interesting conundrum regarding the overall risks versus benefits of alcohol in moderation. But the data are very clear that more is not better when it comes to alcohol; those who drink more have a higher risk of heart attack and death.”

Descargar Documento
Tue May 11 2021 22:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

Alteraciones graves del potasio plasmático

Dr. Felipe Atienza Fernández /Revista Española de Cardiología | Blog

Tue May 11 2021 22:00:00 GMT+0000 (Coordinated Universal Time)

El objetivo del estudio fue evaluar la prevalencia de las alteraciones graves del K+ plasmático en pacientes hospitalizados en un centro terciario durante el año 2013. Para ello se realizó un análisis retrospectivo de los adultos hospitalizados con dispotasemias graves (hipopotasemia: K+ ≤ 2,5 mmol/L, hiperpotasemia: ≥ 6,5 mmol/L), con la finalidad de caracterizar clínicamente esta población y determinar el impacto pronóstico de estas alteraciones.

La prevalencia de las dispotasemias graves fue relativamente baja presentándose en 603 pacientes hospitalizados (< 1%). Los factores asociados a hiperpotasemia fueron la disfunción renal y el uso de bloqueadores del sistema renina angiotensina aldosterona, mientras que los asociados a hipopotasemia fueron el uso de diuréticos, dieta/aporte bajo de K+, el uso de fármacos con capacidad de prolongar el intervalo QT y las pérdidas digestivas. Se comprobó la baja utilización del electrocardiograma en la monitorización de estos pacientes ingresados que solo fue del 44% en la hiperpotasemia y 26% hipopotasemia. No obstante, ambos grupos presentaron arritmias graves durante la hospitalización, especialmente los pacientes con hiperpotasemia grave. La mortalidad intrahospitalaria fue alta en ambos grupos (hiperpotasemia 26%, hipopotasemia 19%; p = 0,04) y a los 6 meses, así como el índice de recurrencias graves de dispotasemias durante el seguimiento. Los predictores independientes de mortalidad durante la hospitalización fueron la edad, cáncer activo y necesidad de ingreso en una unidad de alta dependencia, sugiriendo que las alteraciones graves de K+ son un marcador de gravedad de los pacientes y no una causa directa del evento. Tras el alta, las recurrencias de estas alteraciones y la mortalidad continuaron siendo elevadas. En el subgrupo de pacientes con hipopotasemia, la edad, el sexo masculino y uso de diurético de asa se asociaron independientemente a un incremento de la mortalidad a 6 meses, pudiendo reflejar la presencia de signos de congestión hídrica secundaria a enfermedad hepatorrenal o cardiaca más avanzada.

Así pues, la mortalidad aguda de las dispotasemias graves se asoció a pacientes a la comorbilidad concomitante, recurriendo con frecuencia tras el ingreso y presentando arritmias cardiacas graves potencialmente tratables, motivo por el que se recomienda la monitorización electrocardiográfica intensiva.

Encuentro con el autor: Felipe Atienza Fernández
REC ¿Cómo se os ocurrió la idea de este trabajo de investigación?

El presente estudio surgió de la detección en el servicio de urgencias de un paciente con una fenocopia de Brugada en el contexto de una hiperpotasemia extrema, que se normalizó tras corregir los niveles de K plasmático. A raíz de este caso, decidimos realizar un análisis de casos similares y analizar en profundidad de las alteraciones de los niveles de K en pacientes hospitalizados durante una anualidad para determinar la prevalencia de alteraciones electrocardiográficas y su impacto clínico en pacientes con dispotasemias graves. Estos trabajos fueron el objeto de la realización con éxito de la tesis doctoral de Allan Rivera.

REC ¿Cuál es el principal resultado?

El mal pronóstico que las alteraciones graves del potasio plasmático tienen a corto y medio plazo, su relación con patologías concomitantes, así como la elevada morbimortalidad cardiovascular derivada de la presencia de arritmias graves, muchas de las cuales son potencialmente tratables de forma aguda y también susceptibles de ser evitadas.

REC ¿Cuál sería la principal repercusión clínica?

Son varias las áreas en las que pueden influir nuestros resultados. En primer lugar, apoyan la utilización de quelantes del potasio en el tratamiento de las hiperpotasemias graves en pacientes con patología renal crónica o tratamientos farmacológicos asociados. Además, incide en el tratamiento precoz de las dispotasemias en pacientes con insuficiencia cardiaca, donde podemos encontrar pacientes en ambos extremos de gravedad. Insiste además en la necesidad de evaluar los electrolitos en pacientes con anorexia nerviosa o en aquellos en los que vayan a administrarse fármacos que afecten la repolarización. Finalmente, será de gran importancia considerar la monitorización electrocardiográfica de pacientes ingresados con dispotasemias graves para prevenir y tratar precozmente las arritmias secundarias.

REC ¿Qué fue lo más difícil del estudio?

Las limitaciones del estudio retrospectivo dificultaron la adquisición de algunos datos, así como la recopilación de los electrocardiogramas realizados durante el ingreso hospitalario.

REC ¿Hubo algún resultado inesperado?

La proporción tan reducida de pacientes en los que se realizaron registros electrocardiográficos coincidiendo con la situación clínica a estudio. Estos resultados ponen de manifiesto la importancia de realizar una monitorización electrocardiográfica intensiva y continua en pacientes con dispotasemias graves durante su ingreso hospitalario para prevenir y tratar precozmente las arritmias concomitantes que pudieran aparecer.

Descargar Documento